Consultoría: qué es, para qué sirve y cómo se ejecuta

Resolvemos tus dudas con respecto a la consultoría y todas sus características y procesos.

Por definición, la consultoría es un servicio de ayuda por parte de un experto, que tiene el objetivo de resolver un problema empresarial. Esto, lo logra a través de conocimiento, capacidad y experiencia. Y es que es la trayectoria lo que hace que un consultor pueda detectar, analizar y solucionar situaciones que tienen que ver con las políticas, los procesos, las operaciones y la organización de una empresa.

Mediante diversas recomendaciones, metodologías y prácticas, el consultor funge como un asesor, que en conjunto con el cliente puede mejorar el funcionamiento de la empresa.

¿Cuáles son las características de un consultor?

 

  • Servicio independiente: El consultor es una persona imparcial, que externamente comparte su diagnóstico con el propósito de mejorar algún factor de la empresa cliente.

 

  • Propone cambios: El cambio es el eje que rige la consultoría. Es por esto, que el consultor propondrá modificaciones que solucionen problemas, deficiencias o riesgos.

 

  • Trabaja con base en la experiencia: Todo consultor cuenta con conocimientos que le permiten identificar las situaciones que afectan a un negocio, para posteriormente analizarlas y dar sus recomendaciones.

¿Cuáles son sus etapas?

 

  1. Preparación: Primeramente, es necesaria una investigación. Ésta, la realiza el consultor mediante entrevistas con el cliente (tanto directivos como empleados).

 

  1. Diagnóstico: Después de este acercamiento, llega la hora de que el consultor elabore un diagnóstico detallado de la situación de la empresa. Aquí se realiza un análisis de las áreas con riesgos, áreas que se pueden mejorar y áreas de oportunidad.

 

  1. Planificación: Luego se lleva a cabo el plan de acción, que puede consistir en nuevas medidas, metodologías o procesos que servirán para solucionar los problemas específicos que están impidiendo el buen funcionamiento de la compañía.

 

  1. Ejecución: Más tarde se implementan estas recomendaciones, las cuales dan cabida a ajustes. Cabe mencionar, que en ocasiones es necesario realizar capacitaciones a los empleados, con el fin de lograr su óptimo desempeño.

 

  1. Conclusiones: El consultor entrega un reporte final, con la evaluación y los resultados que se obtuvieron en el periodo de ejecución. No obstante, también se presentan planes de seguimiento, pues lo más importante de la consultoría es continuar con los planes e incluso mejorarlos cada vez más.

Los consultores de VLH cuentan con años de experiencia. Si quieres retomar el control de tu negocio y verlo crecer, contáctanos para comenzar con una estrategia de consultoría a la medida.